sábado, 25 de octubre de 2008

HISTORIA DE UNO

En la isla...

Es la quietud del atardecer la que me abriga.
La que me hace sentir diminuto y enorme a la vez.
Es el color del sol, y la caída en el vuelo de los pájaros.
Soy yo, quien está acá...
quieto, callado, diminuto, enorme...
no espero... vivo... y vivo esperando...
Soy.
Busco, exploro.
Busco y me encuentro en el horizonte dorado,
donde todo es lejano y hermoso, a la vez.
Lo dejé todo, lo guardé ahí, en esa línea de fuego.
Lo tengo todo.
Estoy, respiro, siento.
Soy yo...
Me voy con el viento, y vuelvo.

7 comentarios:

Lao dijo...

Mirar hacia afuera, luego hacia adentro...despúes volver y así seguir
Encontramos el equilibrio.Respiramos
AIRE PURO.

Gise dijo...

Ay! Lindo...

"Horizonte dorado, donde todo es lejano y hermoso, a la vez"

Yo también me voy con el viento un ratito, después vuelvo ;)

Beso!

magui dijo...

Me alegro... habrá que vivir así?

Adela dijo...

Maravilloso!!!
Qué buen lugar elegiste para guardar toda tu riqueza interior !!!
Sos un sol...
Y porque sos el sol mismo, elegiste el horizonte dorado

magui dijo...

Yo no fui, fue el tipo ese... jeje.
Te quiero!rland

bilardeta dijo...

VOLVI ALIVE!!! JAJA
SALUD! HIP! JEJE (BORRACHO!)

magui dijo...

Esteban:
nananananananananananananananana.....staying alive! ah ah ah ah ....staying aliiiiiiiivvve!!! ahahahahahahaaaaaaa...

atte. Magui