domingo, 1 de marzo de 2015

LA CHICA DEL PIANO DICE ESTO

"Llegué a casa.... volví. Al fin, volví. Traje el piano a cuestas. Volví.
Quise tocarlo... un mes, dos meses, tres meses.... no pasa nada. No es lo mismo. Extraño eso inexplicable. 
De repente, me paro... me cebo un mate... escucho un ruido. Y no es nada, más que el banco del piano acomodándose, después de tanto tiempo bajo mi... música.
Miro allá, nada. Miro afuera... nada de nada.
Suspiro.
No hay inspiración.
¿Dónde están aquellos?
¿Dónde? ¿Cómo llegamos a esto?
¿Quién soy sin ellos?.
¿Qué me pasa?
Mi piano no brilla como antes... y tiembla cuando hace frío. O soy yo... no distingo".

7 comentarios:

LAO Paunero dijo...

cuando uno está disponible de pronto aparecen..... en el momento menos pensado..... les llaman musas.... y cada uno las tiene a su medida y estilo....

magui dijo...

Igual... era viejo... jajaja... no lo escribí ahora... es noticia vieja
Algo me dice que hay más en la historia.. no se. Ja

Julia L. Pomposo dijo...

Hola Magui, me he enterado por una amiga común del blog de tu padre, del accidente que sufrió, lamento lo ocurrido y espero que ya se encuentre mucho mejor. Siento no haberme interesado antes, lo ignoraba. Admiro a tu padre, me parece una gran persona.
Un fuerte abrazo para ambos

Julia L. Pomposo dijo...

La inspiración es frágil y voluble, hay que dejarla a su aire, porque tarde o temprano, siempre regresa a nosotros.
Con tu permiso me quedo en tu blog.
Un abrazo

Magui dijo...

Gracias Julia... lo tenía abandonado a este blog... Es una gran persona mi papá. Te agradezco tu visita y tus palabras...

Alfa Fon-Amor dijo...

Querida como sigue tu papá,abrazos,somos varios los que lo extrañamos.

Magui dijo...

Hola! Ahí respondí los comentarios! Un abrazo! Gracias